652112312

©2019 por El desván de Elia

Buscar
  • El desván de Elia

3,2,1... Black Friday!!! .. y una cucharadita de Psicología

¡¡¡Llega el Black Friday!!!


A mi mente viene una estampa casi terrorífica en la cual suena el Bienvenidos de Miguel Ríos mientras el señor Burns (aquel maléfico personaje de The Simpsons) ríe a carcajadas levantando un bastón con la empuñadura adornada con la sien plateada de uno de sus fieros canes.




(Creo que los Simpson daría para otro artículo muy interesante, pero eso ya será otro día).


Hoy me gustaría escribir sobre el Black Friday y como funcionamos psicológicamente en fechas como ésta.

¿Qué es el Black Friday?


"¡Hola David!" A mi quien me gustaba de la serie era Carlota :P (7 Vidas). No, en serio, creo que todo el mundo ha escuchado hablar del Black Friday, el día de compras por excelencia, en el que adquirir productos con importantes descuentos.

En España estábamos acostumbrados a esperar a después de las Navidades para obtener esos descuentos, y más de una¡o recordaremos cuando nos daban ese dinerito el 6 de enero y el día 7 estaban las tiendas a rebosar entre cambios de regalos y las famosas Rebajas de Enero.

Ahora se nos permite planificar y obtener la oferta antes de las Navidades, por tanto, podemos ahorrarnos unos eurillos, ¡es genial! ... ¿o quizá no?


Mente fría.


Cuando toda la publicidad en estos días te invita a ir a una tienda o entrar en su web, tu cerebro olvida todo lo demás. "¿Lo necesito?" "Realmente no" "¿Lo quiero?" "¡Sí!". Comprar puede ser como una droga.


En nuestro cerebro tenemos estructuras a las que llamamos 'sistema de recompensa' cuya estimulación crea una sensación agradable. Y ese sentimiento es tan fuerte que nuestro cerebro tiende a olvidar todo lo demás en ese momento.

En comparación con los precios normales, palabras como 'gran descuento' u 'oferta' activan mucho más el sistema de recompensas.

Para compensar, tenemos regiones en nuestro cerebro que deben racionalizar si la compra es necesaria o no. Pero cuando se enfrenta a descuentos, esta región apenas está activa. Simplemente agarras y compras sin considerar adecuadamente factores como la necesidad.


Si no lo necesitamos… ¿por qué lo compramos?


Porque es barato. Nuestro cerebro activa un interruptor en estas situaciones. El interruptor envía una señal al resto del cerebro diciendo "¡No es necesario comparar precios ni pensar demasiado!" "Lo compraré porque algún día podría ser útil".

El número limitado del producto en oferta, el tiempo que durará la ganga… todo ello juega en nuestra contra.


'¡Cómpralo ahora o nunca tendrás esta oportunidad!', es quizá la estrategia de Marketing que mejor les ha funcionado a los vendedores históricamente y sigue funcionando a las mil maravillas. Mira que hablamos de ello en la psicología del consumo y aún nos la siguen colando.

Caemos ante la escasez y nos dominan las prisas por decidirnos. Por ejemplo, vamos a reservar un Hotel en una plataforma online y vemos los mensajes “sólo quedan dos habitaciones”, “4 usuarios más están viendo este mismo hotel ahora mismo”. O en la plataforma estrella del Black Friday “tienes 15 minutos para pagar los productos de tu cesta”.


¿El Black Friday nos domina a todos?

Bueno, hay personas que prácticamente tienen que verse obligadas para ir de compras. ¿Son ellas inmunes a la tentación de los descuentos?

Pues como dato os cuento que algunas personas son genéticamente diferentes en cuanto al funcionamiento del sistema de recompensa. Se calcula que alrededor del tres o cuatro por ciento de la población carece de este efecto. Incluso cuando se presenta con estímulos. Son el contador estereotípico, que no puede ser sacudido por nada. Tienen casi toda su vida planeada y usan el mismo par de vaqueros todos los días hasta que finalmente se rompe y sólo entonces salen a comprar unos nuevos.


Pero también están los que imponen o intentan cada vez más poner sentido común al consumo en sus vidas y planifican qué necesitan, si lo necesitan aprovechan estos días e intentan no llevarse por el Marketing.




Consejos para el Black Friday.


Planificar, adquirir sólo lo que necesitemos y comparar precios.

Debemos actuar responsablemente y tomando conciencia de lo que necesitamos y estamos dispuestos a pagar sobre todo al enfrentarnos a una campaña de publicidad tan agresiva y que está ya tan normalizada.

Si compras algo debe ser porque lo necesitas y no porque "tiene un gran descuento y quizá algún día me haga falta". Piensa que el año que viene algunas cosas ya estarán obsoletas… ¿por qué comprarlo ahora?

¿Precios inflados antes del descuento? También puede ocurrir, así que como decía el anuncio: Busca y compara. La impulsividad de comprar antes de que se agote puede salirte cara.



Bueno, a este paso la lista de los Reyes Magos la tendremos que empezar en agosto.
36 vistas