652112312

©2019 por El desván de Elia

Buscar
  • El desván de Elia

Ocho beneficios de tener una mascota.

Los animales siempre han formado parte de la vida del ser humano acompañándole en su actividad diaria. La evolución de esta relación permitió que los animales que en un principio eran utilizados como herramienta de trabajo se introdujeran en nuestra vida tomando también un papel emocional.

Aquellos que adiestrados como perros guía acompañan a personas es la mejor muestra del vínculo creado mediante la evolución de esa relación. No se nos olvide que el perro en su origen tenía un carácter salvaje.

Hoy en día, nuestras mascotas se han convertido en parte de nuestro día a día, y nuestra relación con ellas puede ser tan o más intima como la que tenemos con cualquier otro miembro del hogar. Esto se debe a los elementos positivos que nos aporta la compañía de un animal.

  • Nos ayuda a enfrentarnos a la enfermedad y la muerte.

Los niños recurren a su mascota para sentirse bien si un amigo o familiar muere o se aleja.

También se ha demostrado que los adultos en proceso de duelo que carecen de una fuente cercana de apoyo humano sufren menos procesos de depresión o de menor intensidad si tienen un animal de compañía.

  • Aumentan nuestra seguridad ante el miedo físico.

Tener un perro te hace sentir menos miedo e inseguridad física tanto en casa como cuando paseas con el por la calle. No importa su tamaño, sabes que te protegerá.

  • Ayudan a relajarnos y reducir el estrés diario.

Una mascota puede ayudar a relajarnos y enfocar nuestra atención lejos de nuestros problemas y preocupaciones.

Ni siquiera necesitamos contacto físico para apreciar esto. Observar peces en un acuario o escuchar a los pájaros trinar son una buena muestra de ello.

Por supuesto este beneficio puede ser mutuo, muchos de los que vivimos acompañados de perros o gatos nos encontramos acariciándolos distraídamente, lo que nos relaja tanto a nosotros como a ellos.

  • Levanta nuestro estado de ánimo.

Al brindarnos su compañía disminuyen nuestros sentimientos de soledad. Esto hace que seamos mas propensos a sonreír, hablar, acercarnos a personas u objetos, estar atentos y alerta, y experimentar una mayor sensación de bienestar.

  • Tener alguien de quien cuidar.

Todos precisamos sentirnos necesarios y tener algo o alguien que cuidar. Muchos de nuestros mayores o personas que viven solas dirán que su mascota les da una razón para vivir.

  • Mantenerse activo.

Nos mantiene activos la compañía de una mascota. No solo es que hagamos mas ejercicio si tenemos un perro al que paseamos, también aumentamos nuestra actividad a través de la alimentación, el aseo y el cuidado de nuestra mascota.

  • Consistencia

Las mascotas proporcionan cierta consistencia a nuestras vidas. Cuidar a una mascota puede afectar significativamente nuestra rutina, y nos da algo que hacer y esperar cada día. La gente puede ir y venir, pero ellas están prácticamente con nosotros día tras día.

Mas y mejores interacciones sociales.

Las familias que introducen una mascota en sus vidas son más felices tras agregarla.

En el caso de residentes en centros de mayores, son mas propensos a mantener interacciones verbales entre ellos y acudir a las actividades grupales cuando hay una mascota presente.




En resumen, las mascotas influyen enormemente en como nos sentimos con nosotros mismos y con la vida en general, son una gran fuente de cura con un extraordinario talento para hacernos sentir bien.

Por esto, es necesario que las valoremos con la importancia que tienen y seamos conscientes de que igual que son necesarias para nosotros también ellas nos necesitan.

No olvidemos nunca pagarles con todo el amor y cariño que tenemos la lealtad que ellos nos ofrecen.

10 vistas